Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

4.9
JaponismoJaponismoJaponismoJaponismoJaponismo
Evocador
Cómpralo aquí

Vida de una mujer amorosa (好色一代女) de Ihara Saikaku, una de las novelas más importantes de la literatura japonesa antigua, es una historia sobre el sórdido mundo de las cortesanas del Japón del siglo XVII que nos ayudará a comprender cómo era el Japón de comienzos del periodo de Edo.

La historia comienza cuando dos amantes, de paseo por el bosque, se encuentran con una mujer vieja, recluida en una ermita, a quién piden consejo para comprender “los misterios del amor”, un concepto que los jóvenes no terminan de entender.

Para su sorpresa la mujer confiesa que ha dedicado toda su vida a ejercer la prostitución, una forma de vida que le ha permitido adentrarse en los mejores palacios, pero también en los más sucios burdeles, porque el ‘mundo flotante’ de las cortesanas es un mundo efímero lleno de apariencias en el que una sólo puede ir bajando de categoría a medida que va cumpliendo años y, en consecuencia, perdiendo belleza.

Debemos reconocer que un hombre sin deseo por el cuerpo de una mujer es una de las cosas más tristes del mundo.

Vida de una mujer amorosa es una recopilación de (en ocasiones divertidas) anécdotas de una mujer que ha vivido la vida en busca de experiencias y aventuras en las que usar su belleza para atraer a los hombres y vivir de ellos, para engañarles, adularles o chantajearles y sobrevivir en un mundo que no le pone las cosas fáciles, por el hecho de ser mujer y, especialmente, cortesana. Pero aunque su objetivo básico sea sobrevivir, nuestra mujer amorosa no vive la vida con desdén o tristeza, sino que lo hace con diversión y picardía, sacándole el máximo provecho a cada ocasión.

La vida en la corte imperial, ya fuera al cantar o al jugar a la pelota, estaba siempre relacionada con el amor. Y así se ponía de manifiesto a la hora de irse a la cama: entonces se escuchaba todo. Justo en ese momento se hacían patentes los deseos, las simpatías.

A través de sus relatos, podemos conocer muchísimo mejor no sólo el protocolo de ‘juntar las almohadas’ con una cortesana (que no era sólo realizar una transacción monetaria a cambio de sexo, sino que conllevaba una serie de rituales tanto antes como después del acto en sí), sino también varias costumbres y tradiciones de la sociedad japonesa del siglo XVII, en una crítica a la hipocresía y la doble moral de una sociedad encorsetada por la jerarquía.

Generalmente, los que se divierten con mujeres bellas consideran que la vida de ellas es tan justa como conviene a su condición. Quienes disponen de medios por encima de quinientos kamme de dinero pueden tranquilamente contratar a una tayu. Quienes poseen doscientos kamme, pueden relacionarse con una tenshoku. A quienes pueden gastar cincuenta kamme, les conviene una kakoi.En cuanto a los que necesitan trabajar para comer, ellos simplemente no pueden pensar en divertirse con mujeres.

Ella, de la que ni siquiera sabemos su nombre, es la protagonista absoluta de la historia y, curiosamente, es una mujer que nada tiene que ver con la imagen sumisa de mujer oriental que se nos ha querido vender hasta la saciedad. A pesar de haber sido descrita en el siglo XVII, nuestra mujer amorosa es una mujer increíblemente inteligente e independiente que aprovecha sus cualidades para conseguir una vida mejor. Una mujer descarada, decidida y libre que, aunque está encorsetada por la vida que le ha tocado vivir, la vive al máximo sacándole todo el beneficio.

(…) las bailarinas exprimían a los hombres hasta el último centavo. Aquellas que no son de nuestra profesión desconocen estos trucos, pero el hecho es que cada bailarina manejaba como quería a los clientes.

Así pues, el tema central del libro es, sin ninguna duda, de rabiosa actualidad: la mujer. El autor, a través de nuestra vieja mujer amorosa, no sólo reflexiona sobre la belleza femenina (con los distintos peinados y ropas) sino especialmente sobre sus vidas (hablando de sus oficios y relaciones) y más concretamente sobre la condición de ser mujer en un mundo marcadamente de hombres.

Los antiguos decían: una mujer hermosa destroza la vida como un hacha. Cuando al caer la tarde, el ser de la flor y el del árbol se marchitan, ya no queda más que madera y hojas secas para la hoguera y nada se escapa a la quema. Aunque la tormenta de la juventud se produzca prematuramente, ¿no resulta estúpida la muerte del joven que se ha hundido en la senda de la voluptuosidad?

Y a pesar de que Vida de una mujer amorosa fue escrito hace más de 300 años por un hombre, sus reflexiones sorprenden por ser de actualidad y nos presentan un Japón en ocasiones desconocido al que merece la pena asomarse. El Japón de las mujeres cortesanas que dieron forma, de alguna manera, al Japón actual.

Vida de una mujer amorosa, con un lenguaje directo que hace casi que parezca que estemos en ese bosque, escuchando a esa vieja mujer amorosa, es un deleite para los sentidos. Un texto que nos sorprende por su actualidad y nos deja en ocasiones preguntándonos si realmente han pasado 300 años desde que su autor lo escribiera.

El autor

Ihara Saikaku (1642-1693), natural de Osaka, fue uno de los escritores más importantes del siglo XVII que supo acercar la literatura a la clase de los comerciantes y mercaderes (que cada vez tenían más importancia en el Japón Edo, por encima de los samuráis, al menos económicamente), clase a la que él pertenecía.

Muy aficionado a la poesía, se dice que batió el récord y escribió en un día 23.000 poemas haikai (los primos de los haiku actuales) y una elegía de 1.000 versos debido a la muerte de su esposa. Con la muerte de su hija ciega, decidió abandonar su vida familiar y de comerciante y se dedicó plenamente a escribir, escribiendo entre otras: Hombre lascivo y sin linaje, Cinco mujeres apasionadas, Vida de una mujer amorosa y, al final de su vida, El gran espejo del amor entre hombres.

Datos de Vida de una mujer amorosa

  • Título: Vida de una mujer amorosa
  • Autor: Ihara Saikaku
  • Editorial: Sexto Piso
  • Título original: Kōshoku Ichidai Onna (好色一代女)
  • Traducción: Daniel Santillana
  • Formato: Blanda
  • Fecha de edición: Primera edición, 2013
  • Páginas: 241 páginas
  • ISBN: 978-84-15601-12-8

 

Reseña: Vida de una mujer amorosa de Ihara Saikaku
InterésJaponismoJaponismoJaponismoJaponismoJaponismo
Nota de lectores4 Votos5JaponismoJaponismoJaponismoJaponismoJaponismo

4.9
JaponismoJaponismoJaponismoJaponismoJaponismo
Evocador
Nuestra opinión
Evocador decálogo sobre la vida de las mujeres en el Japón del siglo XVII
Cómpralo aquí