Ukiyo-e de Kobayashi Kiyochika
Ukiyo-e de Kobayashi Kiyochika

El «yo moderno» en El Precepto Roto de Toson Shimazaki

4
Japonismo reviewJaponismo reviewJaponismo reviewJaponismo reviewJaponismo review
Controvertido
Cómpralo aquí

El precepto roto (破戒, Hakai) es una novela escrita en 1906 por Toson Shimazaki. La novela, uno de los mejores ejemplos del naturalismo japonés, alcanzó gran popularidad cuando se publicó debido a su peculiar temática acerca de la percepción social sobre los burakumin, uno de los grupos más marginados del Japón actual.

Como cuentan desde la editorial Satori, El precepto roto es, en palabras de Natsume Soseki, la primera novela digna de tal nombre escrita en el periodo de Meiji. Una obra rompedora en su tiempo que, por primera vez, mostró a los lectores la cruda realidad del nuevo Japón, un país que se miraba en Occidente pero que aún arrastra el lastre del rechazo hacia algunos de sus propios ciudadanos.

En cualquier caso, la novela no se centra tanto en el rechazo externo hacia parte de sus ciudadanos como en la duda interna del protagonista, como veremos a continuación.

Sinopsis de El Precepto Roto

La novela cuenta la historia de un profesor, Ushimatsu, y su lucha interna para decidir cómo vivir. Y es que Ushimatsu pertenece al grupo de los burakumin pero lo ha ocultado con éxito, siguiendo el precepto que le dio su padre al morir. Precepto que, como se puede ver, da título a la obra y alrededor del cual gira toda la novela.

Los burakumin, como ya hemos comentado en Japonismo, son los descendientes de los eta, la clase social más baja que había en el Japón de antes de la Restauración de Meiji. Estas personas carecían de derechos y sufrían el desprecio del resto de japoneses por sus ocupaciones, que eran consideradas impuras.

La única forma de sobrevivir en el mundo para el hijo de un descastado, la única esperanza, era esconder su origen.

Así, la novela es tremendamente moderna porque muestra comprensión y empatía hacia un grupo social que ha sido discriminado sistemáticamente en Japón. Y es que, incluso en la actualidad, a pesar del tiempo transcurrido y de las leyes aprobadas contra esta discriminación, aún existen los prejuicios contra las personas de este grupo, que siguen sufriendo la marginación por sus orígenes. Por eso, si hoy aún existen estos prejuicios, en el Japón de principios del siglo XX aún eran más fuertes, cuando sólo habían pasado unos pocos años tras la eliminación de la clase de los eta. Y por tanto, la novela resulta más valiente, si cabe.

El «yo moderno» para Toson

Para entender este «yo moderno» de El precepto roto tenemos que fijarnos necesariamente en el momento histórico en el que se encuadra la novela. La obra de Toson transcurre durante el periodo Meiji, un momento de grandes cambios en Japón tras la llegada de las potencias occidentales y la restauración del poder imperial, con un impulso modernizador en todos los frentes: social, cultural, político, etc.

Uno de los principales impulsos modernizadores del Japón de aquellos años tuvo que ver con la forma de pensar. Y es que, aunque no se descartó completamente el sistema neoconfuciano del periodo de Edo y sus valores morales como la piedad filial, sí se añadieron valores importados de Occidente. Así, el Japón del periodo Meiji comenzó a dar una mayor importancia al concepto del yo individual y la autorrealización. Este concepto de yo individual fue mutando y equilibrándose con el yo colectivo a lo largo de todo el periodo, ya que implicaba también el perfeccionamiento y autorrealización del estado (Reitan, 2010).

Es en este momento cuando, gracias a la traducción de obras europeas, llega el naturalismo a Japón. Pero en este caso las obras que se escribirán no son como las europeas; en las obras naturalistas japonesas no encontramos una apuesta y confianza absoluta en la razón y el pensamiento científico; por el contrario, el naturalismo japonés se centra en el yo. De hecho, los naturalistas japoneses se caracterizan por contar historias muy personales donde el proceso mental de los protagonistas y el cómo se enfrentan a la realidad es el hecho diferencial.

Las personas iluminadas reciben medallas de oro, que colocan en su pecho, y progresan como educadores. Y, claro, salvajes de una raza inferior como Inoko no pueden ni soñar con coleccionar este tipo de éxitos. Desde el principio ya están resignados a no dejar nada más a su paso que el rastro del rocío en los campos. 

Pero también es importante notar aquí que la obra de Toson se enmarca en la segunda mitad del periodo Meiji, en un momento en el que ya se ha establecido el primer Parlamento japonés. En este momento, curiosamente, el impulso innovador y modernizador dio paso a una fase más reaccionaria (Hofmann, 2017), donde el individualismo cedió ante un patriotismo exacerbado y en la que se mantuvieron, pese a los cambios cosméticos, viejas formas de pensar, como ocurre en esta obra respecto a los burakumin.

Así, El precepto roto es un ejemplo perfecto del naturalismo japonés: nos muestra la lucha del protagonista por integrarse en la sociedad, mostrando asimismo las costuras y contradicciones de esa modernización tan rápida. Y es que, pese a que en 1871 se abolió la clase de los eta y sus miembros pasaron a ser «nuevos ciudadanos», en la realidad las antiguas ideas sobre su suciedad y su estatus inferior que provenían de épocas pasadas seguían estando demasiado enraizadas. Además, en lugar de ser un relato contado desde fuera, ajeno a los protagonistas, en esta novela nos sumergimos en la psique de Ushimatsu, narrador y protagonista absoluto de la historia.

Ya desde el comienzo Ushimatsu nos cuenta que es un eta. Y nos habla también del precepto que su padre le dio, el de no revelar su identidad. Pero esto implica una identidad heredada y ajena a la propia evolución personal del protagonista. Uno es lo que ha nacido y no puede luchar contra ello y, en un Japón incipientemente moderno, se siente obligado a ocultarlo. Pero Ushimatsu se pregunta y duda si debería contar quién es, si su yo percibido es igual a su yo real. A lo largo de la novela, aunque de forma escueta y distribuida a lo largo de todas sus páginas, se enfrenta a sí mismo, teniendo siempre la duda de si romper el precepto de su padre o ser coherente con quién es.

Burakumin, trabajando con las pieles
Burakumin, trabajando con las pieles

En la novela se muestra una clara evolución personal del protagonista, que pasa de aceptar lo planteado por el padre a considerar que tiene que contar su verdadera realidad. Esto es muy significativo, no sólo porque supone exponerse ante una sociedad que aún desprecia a los burakumin, sino que implica cerrar la puerta al pasado de Japón y su respeto por los valores morales confucianos, asumiendo el ideal del yo moderno que busca ser auténtico.

Algunas técnicas utilizadas por Toson para mostrarnos esta evolución, además de la propia inclinación de la balanza hacia mostrar quién es, pasan por mostrarnos los cambios físicos que se producen en Ushimatsu. Y es que, a medida que su decisión está clara y sabe que tiene que enfrentarse a la realidad, se nos muestran efectos físicos y psicológicos en el protagonista debido a la tensión que ocasiona en él este hecho. Por ejemplo, comienza a ver cosas borrosas; se nos muestra obsesionado y retraido, etc. Y es que, aunque Toson muestra que el yo moderno resulta vencedor, el yo tradicional todavía apegado al Japón tradicional sigue presente. Por eso, aunque Ushimatsu es una muestra del Japón moderno, consigue superar sus miedos tras mucho esfuerzo y sufrimiento; sin embargo, para muchos otros personajes de la novela ese respeto a los preceptos tradicionales sigue siendo el motor de sus vidas, ya que el yo social sigue teniendo más importancia que el yo individual.

En cierto modo, casi se podría decir que esta obra muestra algunas claves del pensamiento psicoanalítico freudiano posterior, en tanto que Ushimatsu consigue liberarse y acceder a su yo real en el momento en el que «mata» a su padre. Un padre cuya figura y cuyo respeto, motivado por esos valores confucianos tan arraigados, le están causando no poder ser él mismo.

En cualquier caso, cabe decir que lo importante aquí de El precepto roto no es tanto la elección de la temática tratada, aunque sin duda es controvertida, sino el mostrar de forma realista la disyuntiva moral del protagonista y sus conflictos internos. Y todo ello utilizando una situación aparentemente imposible de resolver, ya que cualquier solución implica una renuncia. Y es que Ushimatsu puede continuar con su vida y su trabajo si es capaz de esconder quién es, es decir, su verdadero yo, pero eso, desde un punto de vista existencialista, significa que no vive una vida auténtica y que está alienado tanto de la sociedad como de sí mismo (Yamanouchi, 1978).

En cuanto al final, no entraremos en detalle, pero es quizás el punto más criticado de la novela. Sin embargo, Toson no quería hablar de qué ocurre a posteriori, ya que su novela era naturalista. Su interés estaba en el camino interior que sigue el protagonista, no en la aceptación social o no una vez que toma una decisión.

Sobre el autor

Shimazaki Toson Shimazaki Toson (1872-1943) nació en Nagano y estudió en la universidad Meiji Gakuin. Fue maestro en una escuela femenina, pero hubo de dimitir tras enamorarse de una alumna. En esta época se dio a conocer en los círculos literarios como poeta romántico del «nuevo estilo». Regresó a la docencia como profesor de inglés en Komoro y, ya casado, se instaló en Tokio en 1906, año en que publicó su primera novela, El precepto roto, cosechando un éxito arrollador y agotando cinco ediciones ese año.

Sus obras se caracterizan por su tono autobiográfico: Haru (1908), Ie (1910-1911). Tras la muerte de su mujer y un idilio escandaloso con una sobrina, Toson se trasladó a Europa. A su vuelta publica Una nueva vida (Shinsei, 1918), una confesión arrepentida por su comportamiento impúdico. Murió de un infarto en 1943 dejando una obra inacabada, Toho no mon (La puerta del Este).

Datos de El precepto roto

  • TítuloEl precepto roto
  • Título original: 破戒, Hakai
  • Autor: Shimazaki Toson
  • Traducción del japonés: Montse Watkins
  • Introducción: Carlos Rubio
  • Editorial: Satori
  • Formato: impreso (rústica con solapas)
  • Fecha de edición: Primera edición, noviembre 2011
  • Páginas: 368 páginas
  • ISBN: 978-84-938204-7-3

Bibliografía

Hoffman, M. (2017). The Japanese ego: the difference of self. The Japan Times.

Reitan, R. (2010). Making a Moral Society: Ethics and the State in Meiji Japan. Honolulu: University of Hawai’i Press.

Yamanouchi, H. (1978). The Search for Authenticity in Modern Japanese Literature. Cambridge: Cambridge University Press.

Nota: esta reseña es una adaptación de un trabajo para la asignatura Narrativa, Modernidad y Globalización en China y Japón, del Máster de Estudios de China y Japón: Mundo Contemporáneo.

InterésJaponismo reviewJaponismo reviewJaponismo reviewJaponismo reviewJaponismo review
Nota de lectores1 Vota4.55Japonismo reviewJaponismo reviewJaponismo reviewJaponismo reviewJaponismo review
4
Japonismo reviewJaponismo reviewJaponismo reviewJaponismo reviewJaponismo review
Controvertido
Nuestra opinión
Una novela rompedora por la temática y momento de publicación.
Cómpralo aquí
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed

¿Cómo empezar a planificar un viaje a Japón? Sigue estos pasos:

  1. Compra vuelos
  2. Reserva alojamiento
  3. Compra el JR Pass
  4. Consigue un seguro de viaje
  5. Lleva internet: Pocket Wifi o SIM
  6. Planifica tu itinerario
  7. Decide qué intereses quieres cubrir en tu viaje
  8. Añade actividades y guías a tu viaje
  9. ¡Disfruta!