En enero de 1971 el gran Yokozuna Taiho, fallecido a principios de 2013, establecía un registro de 32 victorias en la máxima categoría del sumo profesional japonés. En el próximo torneo de sumo, el Kyushu Basho, que se inicia el 9 de noviembre un luchador mongol, el Yokozuna Hakuho, podría igualar ese registro histórico.

Hasta ahora sólo el Yokozuna Chiyonofuji había sido capaz de acercarse al registro de Taiho, con 31 títulos conseguidos, igualado ya por Hakuho tras su victoria en el pasado Aki Basho disputado en el Kokugikan de Tokio. El luchador mongol sigue siendo el gran favorito para todo el mundo y no es de extrañar que en Fukuoka vuelva a ser el máximo aspirante a conseguir el título.

Yokozuna Taiho y sus 32 titulos

Yokozuna Taiho y sus 32 titulos. Imagen de Foxsports.

Cuenta además con la ventaja de tener unos rivales no excesivamente competitivos, como así comentaba el antiguo Ozeki Konishiki en una entrevista concedida a nuestro compañero israelí Mori “Kintamayama” Dichne y que podéis ver en su página de YouTube y que os enlazamos aquí (en inglés con subtítulos también en ese idioma). En ella Konishiki decía que si Hakuho había llegado tan alto era por la escasez de rivales de garantía, todo lo contrario de lo que ocurría en su época en los que una serie de Yokozuna y Ozeki de altísimo nivel probablemente hubieran impedido que el mongol llegara mas allá del rango de Ozeki.

No se si el gran Konishiki habrá sido demasiado poco gentil con Hakuho pero si que es cierto que los rivales con los que ha de enfrentarse el Yokozuna torneo tras torneo apenas son capaces de inquietarle. Para empezar el Yokozuna Harumafuji aun no tiene decidido si se desplazará a Fukuoka o si permanecerá un torneo mas ausente del dohyo restableciéndose por completo de su lesión. El otro Yokozuna, el también mongol Kakuryu, aun no ha demostrado estar al nivel que se le presupone a un Yokozuna aunque todos esperamos que en algún momento saque todo el potencial que lleva dentro y se convierta en el rival que todo el mundo desea ver.

Los Ozeki tampoco están demostrando ser rivales a tener en cuenta. Ni el irregular Kisenosato ni el débil Kotoshogiku han estado ni siquiera cerca de Hakuho en los últimos torneos. Goeido, por otro lado, parece estar aún lejos de lo que se espera de un Ozeki, quizás algo abrumado por una promoción que a nosotros aún nos sigue pareciendo precipitada, demasiado en la línea de actuación de la Nihon Sumó Kyokai (la Asociación de Sumo) en los últimos años. Y es que la Asociación parece que está más preocupada por el resultado económico a corto plazo de sus decisiones que por promover a luchadores capaces de dignificar el rango que ostentan.

El Yokozuna Hakuho en el dohyo

El Yokozuna Hakuho en el dohyo. Imagen de Linh Vien Thai en Flickr.

En este Kyushu Basho tendremos que seguir muy de cerca a la gran sensación del momento, el luchador mongol Ichinojo que tras solo un torneo en la división Makuuchi ha conseguido alcanzar el rango de Sekiwake. Esto quiere decir que deberá de enfrentarse a todos los mejores luchadores de la categoría, lo que sin duda será una excelente piedra de toque para saber si el gigante mongol está o no preparado para hacer algo grande. En Fukuoka, en cambio, tendrá el handicap de afrontar la competición sin haber podido entrenar en condiciones durante el último mes debido a un herpes que le ha tenido primero hospitalizado y luego en reposo durante buena parte del mes de octubre. Tampoco sería de extrañar que este torneo no fuera especialmente bueno para él… y es que ya sabemos que muchas veces hay que dar un pasito atrás para coger impulso y dar luego un gran salto adelante.

También nos vamos a fijar mucho en el rendimiento del georgiano Tochinoshin, que ha regresado a la máxima categoría del sumo japones tras superar de forma más que satisfactoria una lesión que le tuvo apartado del dohyo por espacio de ocho meses. Y es que el luchador europeo ha encadenado desde su regreso un estratosférico registro de 42 victorias y solo 2 derrotas consiguiendo de forma consecutiva dos títulos de Makushita y otros dos de Juryo, el último de ellos invicto lo que le ha permitido entrar en Makuuchi directamente a Maegashira 8, un puesto muy alto para un recién ascendido de la categoría inferior.

Y vigilaremos también el resultado del ruso Amuru, que también sufrió una grave lesión que le hizo perderse un año entero de competición y que, al igual que Tochinoshin, se ha recuperado de una forma ten soberbia que dos años después de volver al dohyo en la categoría de Jonidan ha conseguido dar el salto a Makuuchi, división en la que se estrena como luchador.

Nos gustaría poder hablar también de las aspiraciones de algún luchador japones, pero lo cierto es que hasta el momento ningún japonés ha demostrado estar al nivel suficiente como para poder optar a los rangos superiores en un futuro próximo. Las dos grandes esperanzas niponas, Endo y Jokoryu, realizaron un pésimo torneo en septiembre y han sido relegados a mitad de la tabla, por lo que tendrán que esperar hasta el próximo año para intentar dar ese salto de calidad que les permita, al menos, hacerse con un hueco en el sanyaku de forma regular.

Todo listo, pues, para el inicio de uno de los torneos más esperados por los aficionados al sumo, con el Yokozuna Hakuho deseando entrar en los libros de historia y quien sabe si apuntando ya al 2015 como el año de su consagración como el mejor luchador de la historia del sumo japones.