Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La cadena de restaurantes Yoshinoya (吉野家) es una de las principales cadenas de comida rápida de Japón, famosa por su gyudon, cuenco de arroz con ternera y cebolla.

Comer en Japón no es caro, como ya os expliqué hace mucho tiempo en varias entradas relacionadas con el tema. Y Yoshinoya es un claro ejemplo.Yoshinoya se fundó en 1899 en el mercado de pescado de Nihonbashi. Después del gran terremoto de Kanto, que destrozó la zona, Yoshinoya se trasladó al nuevo mercado de pescado de Tsukiji (1923) donde todavía hoy mantiene su ‘primera tienda’.

Yoshinoya es extremadamente conocida por sus boles de gyudon de todos los tamaños, aunque también sirven algunos otros platos, como sopa de miso, verduras y encurtidos, y acompañamientos, como huevo crudo para mezclar, huevo hervido, etc., en forma de sets o menús establecidos. También podemos pedir que nuestro gyudon lleve más salsa, menos arroz, más o menos cebolla, etc.

La base de su éxito son sus precios asequibles y la rapidez con la que sirven la comida, que lo hace perfecto para japoneses sin mucho tiempo para comer. Un cuenco de gyudon puede costarte entre 300 y 500 yenes, depende del tamaño y los extras que quieras, haciendo que sea pues una comida muy barata.

Gyudon en el Yoshinoya

En Japón, los Yoshinoya suelen tener taburetes alrededor de la barra, desde donde haces el pedido (a veces hay máquinas de tickets, aunque no suele ser lo habitual en esta cadena en concreto). En la barra uno encuentra palillos, salsa de soja, jengibre rojo beni-shoga, mezcla de siete especias picantes shichimi y té verde japonés, totalmente gratuito.

De vez en cuando suelen tener platos de temporada o especiales, como su unagidon (cuenco de arroz con anguila), servido exclusivamente en verano. Podéis consultar el menú aquí.

Así pues, Yoshinoya es un ejemplo de comida rápida típicamente japonesa. Quizá no es lo más sano del mundo, pero para un día es una opción más que interesante, tanto por su precio como por su rapidez y, por qué no, por su sabor.

¿Os gusta Yoshinoya? ¿Habéis ido alguna vez?