Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Yoshiwara (吉原) fue durante casi tres siglos el barrio de placer de la antigua ciudad de Edo (actual Tokio). Tras sus muros, cortesanas y geishas entretenían a todo tipo de mercaderes, artistas y actores en el llamado “mundo flotante”, el mundo centrado en el placer carnal.

Yoshiwara fue oficialmente abolido en 1958 con la prohibición de la prostitución en Japón. Hoy en día, la zona recibe hasta un nombre diferente, pero lo cierto es que todavía quedan muchos indicios de lo que fue: uno de los mayores barrios de placer de todo Japón.

Pasear por el antiguo Yoshiwara hoy es pasear por la historia reciente de Japón. Por eso, en esta entrada os hablamos un poco de cómo era el antiguo barrio de placer de Tokio y os proponemos un paseo a pie por la zona actual. De esta forma podremos descubrir esos lugares ocultos que forman parte de la historia de la capital japonesa pero que suelen quedar un poco al margen de la mayoría de itinerarios por Tokio.

yoshiwara

Yoshiwara, en un ukiyoe de Watanabe Nobukazu.

El antiguo barrio de placer de Yoshiwara

A comienzos del siglo XVII, con el auge de la prostitución tanto masculina como femenina, el shogunato decidió limitar el oficio de la prostitución a los llamados barrios de placer, barrios vallados designados para tal efecto. Esto se hizo por dos motivos principales. El primero, para evitar la proliferación no controlada de prostitutas y poder controlar los impuestos y las ganancias de este importante negocio. En segundo lugar, para mantener a todos los elementos considerados subversivos para el régimen concentrados en un único lugar. De esta forma se les podía controlar con más facilidad, evitando que supusieran problemas de orden público.

De esta forma surgió en 1640 el barrio de placer de Shimabara en Kioto, el barrio de placer de Shinmachi en Osaka o el barrio de placer de Yoshiwara en Edo en 1617, con una superficie de terreno de casi 48.000 metros cuadrados. En nuestro artículo sobre Un paseo por la historia de las geishas tenéis más información sobre cómo surgieron los barrios de placer de Japón.

El antiguo Yoshiwara se creó cerca de la zona actual de Nihonbashi, es decir, al comienzo de la antigua ruta Tokaido que unía Edo con Kioto. Sin embargo, por problemas de falta de espacio, pronto se reubicó al norte del barrio de Asakusa, a las afueras de la Edo de la época. Fue entonces cuando pasó a llamarse Shin-Yoshiwara (o nuevo Yoshiwara), pero finalmente acabó siendo conocido como, simplemente, Yoshiwara.

Cortesanas de Yoshiwara en el periodo de Edo

Cortesanas (prostitutas) de Yoshiwara en el periodo de Edo (foto de Wikipedia)

Si bien en el siglo XVIII había en Yoshiwara unas 1.750 mujeres, a finales del siglo XIX el número se situaba en unas 9.000. La gran mayoría de cortesanas de Yoshiwara habían llegado de niñas al ser vendidas por sus padres, pues provenían de familias pobres. Muchas de ellas morían de enfermedades de transmisión sexual o abortos mal realizados sin llegar a poder abandonar nunca el burdel al que habían sido vendidas.

De hecho, uno de los puntos de nuestro paseo por la antigua Yoshiwara nos llevará hasta el templo Jokan-ji. En este templo se abandonaban los cuerpos de las prostitutas fallecidas, puesto que era imposible ofrecerles un funeral en condiciones. Miles de ellas fueron enterradas en fosas comunes aquí.

Mapa de Yoshiwara en 1846

Mapa de Yoshiwara en 1846 (imagen de Wikipedia)

En el libro de William E. Curtis, The Yankees of the East: Sketches of Modern Japan, encontramos una interesante descripción visual de Yoshiwara:

A un lado de la entrada hay un gran sauce llorón. Al otro lado, un puesto centinela para la policía; ambas cosas de peculiar importancia. Las calles son amplias y están bien pavimentadas. Las casas son grandes, más caras y mejor construidas que las que hay afuera en la ciudad. La gran mayoría son de piedra o ladrillo, con muchos adornos, con amplios porches, pilares, balcones, cúpulas y torres. En el centro de la calle principal hay una serie de puestos ocupados por la noche por charlatanes que venden amuletos y bisutería barata, así como golosinas, frutas, flores y plantas, lazos y otros artículos apropiados como regalos para las mujeres a las que visitar.

El barrio de placer de Yoshiwara fue pasto de las llamas en un gran incendio a comienzos del siglo XX y se vio muy afectado por el Gran Terremoto de Kanto de 1923. No obstante, el barrio siguió en funcionamiento sorprendentemente hasta después de la Segunda Guerra Mundial, hasta la entrada en vigor de las leyes anti-prostitución en 1958.

Sin embargo, debido a la propia definición de prostitución, que no afecta a los “acuerdos privados” entre dos adultos, el negocio no ha desaparecido del todo. De hecho, sigue respirándose día a día en la zona donde antaño se encontraba el barrio de placer de Yoshiwara.

Yoshiwara en el periodo Taisho

Yoshiwara en el periodo Taisho (imagen de Wikipedia)

Un paseo por la Yoshiwara actual

La zona donde se encontraba el antiguo barrio de placer de Yoshiwara, situado entre los actuales Asakusa y Minami-Senju, se conoce como Senzoku 4-chome. Se encuentra cerca de la estación de metro de Minowa (línea Hibiya) y la estación de tranvía de Miniwabashi (línea Toden Arakawa o Sakura Tram).

A pesar de la desaparición oficial de Yoshiwara, la zona sigue dedicada al negocio del sexo. Aquí podemos encontrar en la actualidad muchas soaplands de nombres extravagantes como Love Boat o Candy Girl y bares de dudosa reputación con carteles de precios por horas. Además, dado que la disposición de las calles apenas ha cambiado y que en muchos templos y santuarios de la zona todavía podemos recordar el Yoshiwara de antaño, visitarlo resulta la mar de interesante para aprender sobre un capítulo de la historia japonesa a menudo dejado a un lado.

SOAPLANDS (ソープランド)
El negocio de las casas de baños o soapland es uno de los más antiguos de todos los negocios sexuales de Japón. Aquí, las empleadas cubren de jabón a los clientes y los masturban, pero en muchos casos también hay sexo con penetración. Sin embargo, la ley prohíbe pagar por sexo con penetración, pero no dice nada si no la hay. Así que estos negocios sexuales son legales porque no ofrecen esta opción y, si ocurre, se considera que ha sido algo acordado entre dos adultos de manera privada. Tenéis más información sobre éste y otros negocios sexuales en nuestra entrada sobre La variadísima industria del sexo en Japón y en El Japón actual y su actitud hacia el sexo.

Cuando fue reubicada al norte de Asakusa en 1675, el Yoshiwara de la época se rodeó de un foso y una muralla para delimitarlo. Tenía tan sólo dos entradas: la puerta Omon al este y la puerta Suido-jiri al oeste, que fue finalmente cerrada a finales del siglo XIX.

Con la abolición de Yoshiwara, desapareció el foso y también la delimitación exacta del barrio. Actualmente no existe ninguna puerta que marque la entrada al antiguo barrio de placer, pero podemos ver en imágenes antiguas cómo ésta fue evolucionando con los años.

De todos modos, a continuación os mostramos los puntos más interesantes de la visita al antiguo barrio de placer de Yoshiwara. Tenéis todos los puntos en el mapa general de la línea de tranvía Toden Arakawa y Yoshiwara que, recordad, podéis usar y consultar en directo durante vuestro viaje por Japón (como os explicamos aquí).

Templo Jokan-ji

Situado muy cerca de la estación de metro de Minowa, el templo Jokan-ji recibe comúnmente el nombre de “el templo de los despojos” o Nagekomi-dera (投込寺) porque aquí se abandonaban los cuerpos de las cortesanas que eran demasiado pobres para recibir sepultura.

Jóvenes enfermas de sífilis, tuberculosis y fiebres tifoideas que vivían una vida miserable, nada que ver con las imágenes idealizadas que a menudo nos llegan en forma de dibujo o recreación. Sus cuerpos se apilaban en la entrada del templo, tristemente abandonadas y olvidadas. La media de edad de las fallecidas era de 21,7 años, según los registros del templo. Una historia triste que merece ser recordada.

Patio central del templo Jokanji, cerca de Yoshiwara

Patio central del templo Jokanji, cerca de Yoshiwara.

Con la apertura de Japón al exterior y el comienzo de la Restauración de Meiji, Japón recibió grandes presiones internacionales para deshacerse de ciertas prácticas consideradas feudales si quería llegar al mismo nivel que las naciones occidentales y conseguir tratados de comercio justos y dignos. Es por ello que fue en esa época cuando la práctica de abandonar las cuerpos de las prostitutas en la puerta del templo se detuvo por completo, aunque el barrio de Yoshiwara siguiera funcionando varios años más.

En este templo encontramos una cripta y un pequeño monumento dedicado a las más de 25.000 prostitutas que fueron abandonadas en la puerta del templo y enterradas de manera anónima en fosas comunes. Un recuerdo de un pasado horrible, sin duda alguna.

Entrada al cementerio del templo Jokanji, cerca de Yoshiwara

Entrada al cementerio del templo Jokanji, cerca de Yoshiwara.

Justo a la izquierda de la entrada al templo Jokanji podemos ver una estatua de Sayoginu Jizo. Sayoginu fue una prostituta de Yoshiwara que murió en la hoguera porque se la culpabilizó de un incendio en el barrio de placer.

Según cuenta la leyenda, hubo incendios en Yoshiwara en el primer, segundo y sexto aniversario de su muerte, algo que se entendió como producto del rencor del espíritu de la mujer. Pero cuando los habitantes de la zona comenzaron a rezar por ella, los incendios se detuvieron. De ahí su presencia en el templo.

Entrada al templo Jokanji con la estatua de Sayoginu Jizo a la izquierda

Entrada al templo Jokanji con la estatua de Sayoginu Jizo a la izquierda.

A la izquierda del salón principal encontramos el acceso al cementerio del templo Jokanji, lleno de tumbas de vecinos de la zona. Lo primero que vemos nada más entrar es la tumba de Wakamurasaki, justo a la derecha de la puerta de acceso al cementerio. Wakamurasaki fue una oiran o cortesana de alto rango muy popular por su belleza. Trabajó en el famoso burdel Kadoebi (uno de los más conocidos de todo Yoshiwara) desde que llegara a este barrio de placer desde Osaka a los 17 años.

Su historia es extremadamente triste porque, al contrario que la gran mayoría de mujeres que trabajaban en Yoshiwara, que vivían endeudadas toda su vida, Wakamurasaki era tan popular que en pocos años saldó su deuda con el burdel. Entonces decidió retirarse cuando contaba con tan sólo 22 años de edad para ir a vivir con su pareja y comenzar una nueva vida. Sin embargo, tan sólo cinco días antes de la fecha de su retiro oficial, un cliente la asesinó poniendo punto y final a su historia y a sus sueños de libertad.

Tumba de Wakamurasaki en Yoshiwara

umba de Wakamurasaki

Tumba de Wakamurasaki en Yoshiwara

Tumba de la oiran Wakamurasaki.

Si cruzamos el cementerio, usado por las familias de la zona, y nos situamos justo detrás del salón principal, veremos el monumento en recuerdo a todas esas mujeres olvidadas de Yoshiwara, construido en 1929.

En la cima del monumento hay una estatua de un Buda sentado sujetando una vara de seis anillos. En el pilar a su espalda podemos leer claramente la inscripción Shin-Yoshiwara-Soureitō (新吉原總霊塔) o “memorial en recuerdo a Yoshiwara”. A los pies del monumento hay un pequeño santuario donde hacer ofrendas (por ejemplo, copas de sake, flores), quemar incienso, etc.

Monumento a las mujeres de Yoshiwara

Monumento a las mujeres de Yoshiwara.

A menudo los vecinos que visitan el monumento dejan pequeños peines o adornos en el pelo como el que aparece justo detrás de la figura de pie, un hira-kanzashi o adorno de pelo de laca roja que muchas mujeres de Yoshiwara llevaban en la época.

A un lado del monumento podemos ver un par de pequeñas ventanas y al otro una puerta de acceso a la cripta, llena de urnas de mujeres anónimas que fueron abandonadas aquí durante siglos.

Monumento a las mujeres de Yoshiwara

Monumento a las mujeres de Yoshiwara.

En uno de los laterales podemos ver una inscripción que dice:

生まれては苦界、死しては浄閑寺
Umarete wa kugai, shishite ha Jōkan-ji
Al nacer, les espera una vida dura; al morir, el templo Jokanji.

Inscripción del monumento a las mujeres de Yoshiwara

Inscripción del monumento a las mujeres de Yoshiwara.

Justo enfrente podemos ver un monumento a Kafū Nagai, ensayista de comienzos del siglo XX y especializado en geishas, prostitutas y bailarinas de cabaret. Solía visitar el templo con frecuencia y dado que quería que le enterraran aquí, aunque finalmente fue enterrado en otro cementerio, amigos y conocidos irguieron este monumento en su recuerdo.

Justo al lado, encontramos una estatua de Himawari Jizo dedicada a todos los trabajadores, obreros y gente discriminada que vive en el cercano barrio de Sanya, del que os hablamos un poco más abajo en este post.

Himawari Jizo, protector de los trabajadores de Sanya

Himawari Jizo, protector de los trabajadores de Sanya.

Mikaeri Yanagi

Escondido justo delante de una gran gasolinera de Shell, podemos encontrar un pequeño sauce que recibe el nombre de mikaeri yanagi (見返り柳) o “sauce de mirar atrás”. Hay dos versiones sobre el origen del nombre o apodo de este sauce: una hace referencia al hecho de que muchos padres se detenían en este punto después de vender a sus hijas a los burdeles; justo aquí miraban atrás, como despidiéndose de ellas, en un último momento de tristeza y dolor. Otra versión dice que hace referencia a los clientes de Yoshiwara, quienes se detenían aquí para mirar atrás, reacios a abandonar los placeres del mundo flotante.

El sauce se colocó cerca de la gran puerta Omon de Yoshiwara para imitar al sauce que se encontraba también al lado de la puerta de entrada del bario de placer de Shimabara en Kioto. Y aunque en la actualidad no podamos ver ya la puerta, el sauce marca de alguna manera la entrada al barrio de placer.

Sauce mikaeri yanagi en Yoshiwara

Sauce mikaeri yanagi en Yoshiwara.

Sauce mikaeri yanagi en Yoshiwara

Sauce mikaeri yanagi en Yoshiwara.

Calle de las soaplands

Una vez dejamos la gasolinera y el pobre sauce detrás de nosotros nos daremos cuenta rápidamente de que hemos entrado en el antiguo Yoshiwara. Y es que veremos cómo comienzan a aparecer muchas soaplands y bares de citas con grandes carteles de precios por horas en sus fachadas.

La actual calle Edomachi es conocida como la calle de las soaplands porque está repleta de estos establecimientos, uno tras otro. Aunque en toda la zona podemos encontrar bares de citas y soaplands de nombres curiosos como Tinker Bell o Candy Girl.

Soapland de la antigua zona de Yoshiwara

Soapland de la antigua zona de Yoshiwara.

Soaplands, una tras otra.

Soaplands en Yoshiwara, una tras otra.

Actualmente hay unos 150 locales relacionados con la industria del sexo en esta zona que ofrecen servicios que van desde los 20.000 a los 100.000 yenes por hora y ofrecen servicios de lo más variado.

Soaplands, una tras otra.

Soaplands, una tras otra.

Yoshiwara

Bares destartalados, pero todavía en funcionamiento

Santuario de Yoshiwara

Justo al final de la zona central del antiguo Yoshiwara encontramos el pequeño santuario de Yoshiwara. Las cortesanas acudían a él a rezar para no contagiarse de ninguna enfermedad de transmisión sexual, que era una de las causas de muerte más extendidas en el barrio de placer.

El santuario está dedicado al dios Inari, deidad de la prosperidad en los negocios, y a la diosa Benzaiten, protectora de las mujeres.

Acceso al santuario Yoshiwara

Acceso al santuario Yoshiwara.

Torii de entrada al santuario Yoshiwara

Torii de entrada al santuario Yoshiwara.

Interior del santuario Yoshiwara

Interior del santuario Yoshiwara.

En uno de los paneles informativos del santuario, podemos ver la evolución de Yoshiwara desde su cierre hasta 1993.

Si nos fijamos, podemos ver cómo desaparecieron los muros que delimitaban el barrio y cómo fue cambiando la distribución de las casas y el entorno del barrio, que a pesar de todo ha mantenido su característica cuadrícula.

Mapas de Yoshiwara

Mapas de Yoshiwara.

Santuario Yoshiwara Benzaiten

Un poco más abajo encontramos un pequeño santuario dedicado a Benzaiten, una de las siete deidades de la buena fortuna o Shijifukujin, el santuario Yoshiwara Benzaiten. Benzaiten, popularmente llamada Benten, es la diosa de la música y el arte y es la única deidad femenina del grupo de los siete dioses, por lo que su presencia era especialmente apropiada en el antiguo Yoshiwara.

El santuario Yoshiwara Benzaiten es uno de los santuarios de la ruta de peregrinación de los Siete Dioses de la Buena Fortuna de la zona de Asakusa y es muy frecuentado especialmente en Año Nuevo.

Yoshiwara Benzaiten

Santuario Yoshiwara Benzaiten.

De hecho, podemos encontrar justo enfrente un monumento dedicado al mundo flotante de Yoshiwara. El monumento fue erguido por voluntarios de la zona en 1960 y cuenta con un epitafio escrito por el poeta de haiku Yamaji Kanko y un profesor de la Institución educativa femenina Kyoritsu.

Monumento a Yoshiwara

Monumento a Yoshiwara.

Cabe destacar que toda la zona de Yoshiwara era una marisma con muchos lagos y humedales que fueron reclamados para construir el barrio de placer en el siglo XVII. Según parece, durante la construcción de Yoshiwara se dejó un pequeño lago justo donde se construyó el santuario Yoshiwara Benzaiten, el estanque Hanazono o estanque Benten, como se llamó más adelante.

Después del Gran Terremoto de Kanto de 1923, muchos vecinos acudieron a la zona del estanque para escapar de los incendios y la destrucción. En recuerdo a todos los que fallecieron, se irguió una estatua de Kannon en 1926; el estanque desapareció totalmente en 1959.

Santuario Yoshiwara Benzaiten

Santuario Yoshiwara Benzaiten.

Santuario Yoshiwara Benzaiten

Santuario Yoshiwara Benzaiten.

Santuario Otori

Cerca del antiguo barrio de placer encontramos el santuario Otori, conocido por su mercadillo Tori-no-Ichi que se celebra todos los años en noviembre.

Cuenta la historia que las cortesanas tan sólo podían salir de Yoshiwara durante la celebración de este mercadillo.

Cerezos en la zona de Yoshiwara

Cerezos en la zona de Yoshiwara.

Cerezos en la zona de Yoshiwara

Cerezos en la zona de Yoshiwara.

Otros lugares de interés

Paseando por el barrio podemos encontrar otros lugares de interés, relacionados con la historia de Yoshiwara. Por ejemplo, en un extremo del barrio se encuentra la clínica Sasaki, especializada en ginecología, obstetricia y enfermedades venéreas.

Al otro lado, se puede visita la antigua casa y el Museo de Higuchi Ichiyo, una de las escritoras más importantes del Japón moderno que aparece en los billetes de 5.000 yenes. En el interior del museo, dedicado a su vida y obra, encontramos también mapas del antiguo barrio de placer y hasta un modelo a escala de Yoshiwara.

Entre el antiguo Yoshiwara y la actual estación de Minamisenju se encuentra el antiguo barrio de Sanya (山谷), donde vivían los parias del periodo de Edo, los eta y los hinin. Es por ello que muy cerca encontramos el campo de ejecuciones Kozukappara, lugar donde el shogunato ejecutaba a los criminales durante el periodo de Edo.

Yoshiwara en la actualidad

Yoshiwara en la actualidad.

Con el edicto de liberación que puso fin a la discriminación de los eta y hinin, la situación no cambió. Sus descendientes, llamados burakumin, siguieron siendo minoría ocupacional discriminada porque eran descendientes de gente que hacía trabajos considerados impuros como carniceros, trabajadores del cuero y las pieles y trabajadores de funerarias. Todos estos negocios  todavía hoy podemos encontrarlos con facilidad en este barrio.

Actualmente, el antiguo barrio de Sanya, que hoy cubre zonas de Nihonzutsumi, Koyokawa, Minami-Senju, Hashiba y Higashi-Asakusa, es uno de los barrios más empobrecidos de todo Tokio. Es, por desgracia, un auténtico ghetto marginal donde viven obreros inmigrantes, personas explotadas por la yakuza, descendientes de burakumin todavía marginados por sus antecedentes familiares o trabajos impuros, personas empobrecidas y con problemas con el juego y el alcohol, muchas personas sin hogar, etc.

Su shotengai o calle comercial principal, Irohakai shotengai demuestra cómo es el barrio: hay locales cerrados desde hace tiempo, graffitis en las paredes, máquinas expendedoras medio rotas, borrachos tirados en la propia calle… es una lugar triste y desolador.

Cómo llegar

La mejor manera de llegar a la zona del antiguo Yoshiwara es en metro hasta la estación Minowa de la línea de metro Hibiya. Alternativamente podemos llegar en la línea de tranvía Toden Arakawa o Sakura Tram hasta la parada Minowabashi.

La visita al antiguo barrio de placer de Yoshiwara puede realizarse antes o después del recorrido por la línea Toden Arakawa o Sakura Tram, uno de los dos únicos tranvías que todavía quedan en Tokio junto con el tranvía de la línea Setagaya, recorrido del que próximamente os hablaremos en la web.

BIBLIOGRAFÍA
Finalmente, os enlazamos o mencionamos algunas lecturas interesantes sobre esta polémica zona de la actual Tokio:

Suscríbete a la newsletter de Japonismo

Cada mes enviamos una newsletter con contenido interesante sobre Japón. Si quieres estar al tanto de todo lo que se mueve en Japonismo, ¡únete!

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.