Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

A los japoneses les encantan las mascotas kawaii y en Japon todo, absolutamente todo, es susceptible de tener su propia mascota: desde lugares o centros comerciales hasta la propia policía metropolitana de Tokio, por dar un ejemplo; todos tienen su mascota. Pero en los últimos años las mascotas que más éxito han tenido son las llamadas yuru-kyara (ゆるキャラ), las mascotas japonesas de distintas prefecturas o ciudades que promocionan, de un modo muy kawaii, la región que representan. El término yuru-kyara es una combinación del adjetivo yurui, (lit. ‘suelto’, idea de incompleto o amateur y que por ello gusta o enternece) y el anglicismo character (lit. personaje, mascota) y hace referencia a las mascotas locales, de concepto o diseño algo amateur y que por ello resultan tan kawaii, tan monas, tiernas y divertidas, que promocionan la prefectura o la ciudad a la que representan. Según parece, el término fue acuñado por el dibujante Miura Jun en 2002.

yuru-kyara mascotas japonesas

Algunas mascotas yuru-kyara. Imagen de crank-in.

Una de las primeras y más famosas mascotas yuru-kyara fue Hikonyan (ひこにゃん), un gato con casco y espada samurái, creado para celebrar el 400 aniversario del castillo de Hikone, en Shiga. Su éxito fue tal que animó a otros lugares, ciudades y prefecturas a promocionarse a través de curiosas mascotas. De hecho, hoy en día Hikonyan sigue siendo muy popular y si le buscáis en google le veréis posando de mil maneras diferentes, como si de un auténtico modelo se tratara :)

Hikonyan

Hikonyan, posando. Imagen de Gigazine

La idea es que la mascota yuru-kyara se diseñe a partir de aquello típico de la zona que representa. El ejemplo más perfecto (aunque no oficial, os lo explico luego) de yuru-kara lo encontramos, justamente, en una de las mascotas que más éxito tuvieron en 2013 (y que de hecho apareció en la lista de palabras japonesas más populares de 2013) y que seguimos encontrando hasta en la sopa en 2014, nuestra querida funasshi (ふなっしー) o funassy como muchas veces se transcribe. Funasshi es una pera gigante a la que le encanta saltar que representa la ciudad de Funabashi en Chiba, donde se cultiva especialmente la variedad de pera kosui que justamente es lo que funasshi de manera tan alocadamente kawaii promociona.

funasshi

La mascota funasshi. Imagen de Kisslog

La particularidad de funasshi es que no es la mascota oficial de la ciudad de Funabashi, puesto que fue creada por un ciudadano anónimo sin el respaldo del ayuntamiento de la ciudad ni de ninguna organización de turismo o comerciantes de la zona. Pero su éxito fue tan increíble (y de hecho ganó el año pasado el concurso regional de yuru-kyara a pesar de no ser una mascota ‘oficial’) que ya se ha convertido, como no podía ser de otra manera, en la mascota más ‘oficial’ de todas. Con su aspecto poco ‘profesional’ y por lo tanto muy kawaii para muchos, su divertida manera de ser (siempre salta, baila y hace el tonto) y su timbre de voz (además de que termina todas las frases en “nasshi”, como su nombre) se han ganado el cariño general de los japoneses y es ya toda una celebrity en Japón. Otro de los yuru-kyara más populares es Kumamon (くまモン), el famoso oso negro que promociona la prefectura de Kumamoto. Se creó cuando se abrió la línea del shinkansen de Kyushu para promocionar turísticamente la zona. Kumamon ganó la competición nacional de yuru-kyara en 2011 (con 287.315  votos, según Tenkai Japan), pero su popularidad hoy sigue siendo tal que podemos encontrar merchandising de Kumamon en absolutamente todos los rincones del país.

kumamon

El oso kumamon. Imagen de Johokyokusaisin

Y es que algunos de estos yuru-kyara son auténticos ídolos en Japón: salen en programas de televisión (vimos a funasshi, por ejemplo, en el Kohaku del año pasado), participan en concursos, hacen eventos con centenares de asistentes de público, venden de todo… Son máquinas de promocionar y hacer dinero, sin duda alguna. ¿Qué os parecen las mascotas yuru-kyara?